Somos unos inconformistas, cuando no tenemos garaje soñamos con tener uno y cuando lo tenemos soñamos con que esté ordenado. La realidad es que la mayoría de los garajes los usamos de taller, trastero, o cajón desastre al que van a parar todas las cosas que no sabemos donde meter.

Así que lo normal es que esté siempre manga por hombro, que no encontremos nada y que acabemos desesperados cada vez que nos ponemos a buscar algo.  Pero eso no tiene porque ser así, te vamos a dar unas ideas de lo más original que te darán la motivación que te falta para meterte a ordenar lo que ahora parece una leonera. Te traemos ideas sencillas y que puedes hacer tu  mismo (sí, aunque no seas un manitas también) con las cosas que tienes por casa, así que no podrás poner la excusa de que no puedes gastar porque con los trucos que te traemos no hace falta!


1. Gana espacio con estanterías suspendidas

Da igual el tamaño que tenga el garaje, ¡siempre falta espacio! Por eso usar los metros cúbicos puede ser una gran idea. El espacio que queda encima del coche es de gran utilidad para guardar esas cosas que no necesitamos muy a menudo.








2.  Organiza los tubos

Una de las cosas más difíciles de mantener en orden son los restos de tuberías, barras, tubos…  que siempre se nos vienen encima cuando buscamos otras cosas. Tenlos siempre en orden usando una celosía antigua y tornillos o incluso con las propias tuberías sobrantes. Fácil, económico e ingenioso.




3. Herramientas de jardín controladas

Usa restos de maderas o tubos de PVC. Solo con una buena sierra y tornillos para anclar a la pared, podrás tener siempre a mano las herramientas y evitar que anden tiradas por el jardín.




4. Cubos de reciclaje que no ocupan medio garaje

Con unos cuantos restos de madera puedes colgar los de reciclaje y evitar que ocupen un espacio valioso en el suelo. Además los tendrás siempre a mano y podrás hacerlo con materiales de bajo coste que seguramente ya tendrás por el garaje. Esto puedes hacerlo no solo para los cubos de basura si no también para cajas organizadoras.




5. Madera y gomas recicladas y todas las cosas organizadas.

Usa gomas elásticas, cables o “pulpos” para almacenar fácilmente el gran número de pelotas que almacenamos en el garaje ¡a pesar de no practicar ningún deporte!. Además podrás usar listones de manera para crear bolsillos en la pared en los que guardar las demás cosas deportivas o las herramientas.

También puedes usar maderas de palets recicladas para construir unos cajones en los que tener todo bien organizado.




6.  Mural de herramientas.

Un mural de herramientas es básico si queremos usar el garaje también para realizar trabajos manuales, reparaciones y demás tareas. Además es más fácil saber que herramientas tenemos y encontrarlas que si están guardadas en una caja de herramientas en la que vamos acumulando cosas y al final no encontramos nada.



7. Aprovecha todo lo que tengas a mano

Usa latas recicladas colgadas de un gancho para poder aprovechar tu mural al máximo y tener brochas, pinceles, destornilladores y demás herramientas siempre a mano.



8. Fabrica tu propio dispensador de cinta adhesiva

Solo necesitarás una hoja de sierra y unos restos de madera.  Y Tendrás, para siempre, tus cintas siempre a mano y ya no necesitarás armarte de paciencia cada vez que necesites despegar la punta de la cinta.



9. Recicla utensilios de la cocina

Empieza a guardar botes de conservas, mermeladas, legumbres… que te serán muy útiles para tener a mano clavos, tornillos, arandelas, tacos y cualquier pieza pequeña. Además pega las tapas en la parte inferior de un estante y evita que te ocupen espacio en la mesa de trabajo. Esta idea te ahorrará horas de búsqueda!



10. Barra de herramientas magnética.

Vale, la última idea que te traemos quizás está reservada para verdaderos manitas, pero el resultado merece la pena. Si en la cocina tenemos un porta cuchillos magnético, ¿porqué no usar uno en el garaje? En lugar de cavar en un cajón o en el fondo de la caja de herramientas mantén tus brocas, tornillos, llaves, clavos y cualquier utensilio metálico siempre al alcance de la mano.



¿A que ahora tienes ganas de ponerte manos a la obra y empezar a colocar los trastos del garaje? ¡Si es que no valoras el espacio tan valioso que tienes!