En otoño todo se transforma, los paisajes, las ciudades, los jardines… Y es que la paleta de colores cambia por completo a los tonos naranjas y amarillos, las flores empiezan a marchitarse, las hojas caen y el césped inicia su descenso anual. 

A pesar de que el otoño precede a los meses más fríos y en los que salimos menos de casa, cuidar el jardín en otoño es imprescindible para tener un precioso jardín en primavera. Además los cuidados de otoño ayudarán a que el invierno haga menos mella en él y no perdamos el trabajo que hemos venido haciendo todos estos meses atrás.

 

Hemos hecho una lista con las 5 tareas imprescindibles para cuida el jardín en otoño que si llevas a cabo te garantizamos tendrás un jardín fuerte y vigoroso la próxima temporada.

 

1. Poda árboles, arbustos y rosales 

La poda es fundamental para cuidar el jardín en otoño. Estimula el posterior crecimiento de las plantas y las sanea para que crezcan más fuertes. Es fundamental hacerlo a principios de otoño para que no estén demasiado tiernos cuando llegue el frío del invierno. Por eso es un buen primer paso para un jardín bien cuidado en otoño.

 

2.  Nutre el terreno

En otoño nos interesa que nuestro jardín este lo más fuerte posible para sobrevivir el frío invierno. Tenemos que fortalecer las ramas, troncos y sobre todo las raíces. Puedes usar los restos de hojas secas del propio jardín, así como las flores marchitas o los restos de poda para crear tu propio fertilizante natural o comprar uno adecuado a tu tipo de plantas.

Además de los fertilizantes es bueno cubrir el terreno con hojas secas o viruta o pajote de jardín para que se mantenga hidratado y para prevenir las heladas de las raíces con la llegada del frío intenso.


 

3. Corta hierbas, arbustos y matas.

Muchos arbustos habrán llegado a esta época del año con ramas amarillas, secas o dobladas, es importante recortarlas para que crezcan con más fuerza, y evitar que se debiliten peligrosamente en el invierno. En los arbustos y matas hay que recortar una cuarta parte de la planta (dependiendo del tipo de arbusto o mata), para que aunque ahora nos parezca que los estamos dejando pelados, crecerán muchísimo más rápido y con más fuerza con la llegada de la primavera.



4. Planta con miras a la primavera

Aunque no lo creas, el otoño es muy buena época para plantar árboles, ya que al ser una estación seca corren menos riesgo de secarse y crecen más fuertes. Siembra bulbos que florecerán en primavera; tulipanes, jacintos, narcisos... ¡Piensa que te apetecerá tener en el jardín en unos meses! También es buena época para incluir plantas de floración resistentes al frío como coníferas, caléndulas o violetas. Aprovecha la última oportunidad para añadir algo de color al jardín antes del invierno.



5. Escarificar el césped

Con la bajada de las temperaturas y el aumento de humedad, el césped empieza a decaer, por lo que hay que escarificarlo, o lo que es lo mismo, oxigenar el suelo haciendo agujeros en la tierra y abonarlo con algún fertilizante especifico para esta época del año. También hay que aprovechar el otoño para reparar las zonas secas y resembrar. ¡Ah! Y sobre todo, ten en cuenta que es mejor regar cuando aún haya sol para evitar la aparición de hongos.

 

Y como consejo extra, recuerda regular el riego. La temperatura, la humedad y la incidencia del sol ha cambiado desde verano, por lo que la frecuencia y duración del riego no puede ser la misma. Reprográmalo adaptándolo a las nuevas circunstancias.

Lo mejor de todo es que en invierno podrás descansar de tus labores de jardinero porque hasta la primavera ya no hace falta hacer nada más. Así que asegúrate de que tu jardín está listo para los meses de frío y descansa, que en breve habrá que volver a la carga.

!Ánimo jardineros! Estos son nuestros trucos imprescindibles para cuidar el jardín en otoño. Pero ¿Cuáles son los tuyos? ¿Tienes alguno que te apetezca compartir con nosotros? Estaremos encantado de incluirlo en futuros posts.