El riego de las plantas en verano es especialmente importante, ya que es cuando las plantas sufren más debido a  la llegada de las altas temperaturas. Estas provocan que las hojas se pongan amarillas, se sequen las ramas y hasta las flores se quemen. Contra el calor y el sol no podemos hacer gran cosa pero la mejor manera de ayudar a nuestras plantas es regarlas de forma adecuada. En este post te resolvemos todas las dudas que puedan surgirte sobre cómo regar tu jardín en verano.



Cuándo es el momento de regar

No es bueno regar a pleno sol ya que el calor hace que el agua se evapore rápido y las plantas no reciban toda la que necesiten. Además las gotas que se quedan en las hojas o flores pueden funcionar como efecto lupa y quemar el follaje. Por lo que los mejores momentos del día para regar son el atardecer y el amanecer.

Nosotros somos especialmente partidarios de regar a última hora de la tarde, ya que hay más tiempo para que las plantas absorban el agua y esta llega a las capas más profundas del suelo. Aunque si el clima en el que estás es especialmente húmedo, es más recomendable regar por la mañana para evitar una posible aparición de hongos.

 


Cómo regar

Nuestro consejo es regar con menos frecuencia pero a fondo. Es decir no por regar cada día conseguimos tener un jardín más verde. Es mejor regar una o dos veces por semana pero con gran cantidad de agua, dejando que esta penetre bien en la tierra y ayude al crecimiento de las raíces.

Tu jardín te dará las pistas que necesitas para saber cómo regarlo. Por ejemplo, la tierra nunca ha de secarse del todo, si está reseca o agrietada, sin duda, es momento de volver a regar. 

Es mejor regar de forma repetida por partes, dejando así un poco de tiempo a la tierra para que absorba el agua que necesita. En el momento en el que veamos que la tierra ya no absorbe más agua y empiezan a formarse charcos es el momento de dejar el riego, ya que el agua encharcada suprime el aire que llega a las raíces  y estas se ahogan al quedar sin oxígeno.

Regar siempre el mismo punto hace que las raíces solo crezcan por un lado, lo que hace que haya una mala absorción de nutrientes en el suelo. Es bueno regar alrededor de la planta y distribuir bien el agua por toda la zona ya que las raíces pueden crecer alrededor de toda la planta, y de hecho esto es lo que tenemos que potenciar que pase.

EL TRUCO DEL MANITAS: usar una tierra de calidad rica en arcilla es una gran ayuda y complemento a un riego adecuado. Ya que la tierra rica en minerales de arcilla tiene mejores propiedades y retiene mejor el agua y de manera más uniforme que otras tierras de menor calidad.



Cómo regar las plantas de interior

En las plantas de interior basta con estar atento a cuándo se empieza a secar la tierra para regar. Nunca debe quedarse la tierra seca completamente. También es bueno regar sobre la base de las plantas, evitando que el agua pueda dañar las hojas o flores y que aparezcan hongos en estas.

Con las altas temperaturas que hay en verano, es muy probable que nuestros hogares estén secos, hecho que no beneficia para nada a las plantas de interior. Por lo que es bueno que pulvericemos agua sobre las hojas para mantenerlas hidratadas. Otra solución es usar humidificadores de aire, que además de ayudar a las plantas nos ayudan también a nosotros a llevar mejor las altas temperaturas.

EL TRUCO DEL MANITAS: Es bueno, sobre todo en las plantas de maceta, recubrir la superficie de tierra con graba, chinarro o corteza de pino para ayudar a retener la humedad en la tierra, sobre todo en tierras de baja calidad. 


Esperamos haberos ayudado a tener más claro cómo regar el jardín estos meses de verano en los que el calor aprieta tanto. Para cualquier duda podéis escribir un comentario en el post y os responderemos lo antes posible. También podéis escribirnos si tenéis algún truco más para mantener un jardín bien verde.

Nos vemos en las redes!